La Sábana Santa (VI): en el sepulcro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

"Jesús trasladado al sepulcro" (1864-1870), óleo de Antonio Ciseri. Santuario de la Madonna del Sasso, Orselina (Italia).

«Jesús trasladado al sepulcro» (1864-1870), óleo de Antonio Ciseri. Santuario de la Madonna del Sasso, Orselina (Italia).

“Al atardecer, como era el día de la Preparación, es decir, la víspera del sábado, vino José de Arimatea, miembro respetable del Consejo, que esperaba también el Reino de Dios y tuvo la valentía de entrar donde Pilatos y pedirle el cuerpo de Jesús. Se extrañó Pilatos de que ya estuviese muerto y llamando al centurión, concedió el cuerpo a José. Éste compro una sábana, lo descolgó de la Cruz, lo envolvió en la sábana y lo puso en un sepulcro que estaba excavado en roca; luego hizo rodar una piedra sobre la entrada del sepulcro.” (Marcos 15, 42-46)

Muerto Cristo, parece que la Síndone termina su aportación al conocimiento de Jesús. Todo lo contrario. La Síndone es un elemento funerario y como tal nos aporta muchos datos sobre el modo de enterramiento de los judíos y por lo tanto del propio Jesús. Jesús fue enterrado al estilo judío tal y como podemos leer en el Evangelio de San Juan (19,40).

El descendimiento de Jesús de la Cruz se llevó a cabo sobre las 16’30 horas de la tarde del viernes. Volvemos a decir que todo debía ser muy rápido, pues la Pascua estaba cerca. José de Arimatea, fue a pedir el cuerpo de Cristo, en un acto de valentía como se señala en el Evangelio de San Marcos. José de Arimatea, se estaba exponiendo a perder la reputación de la que gozaba Él era un ilustre miembro del Sanedrín. Pilatos, manda a un centurión a cerciorarse de que el condenado esta muerto y luego tiene que volver a comunicárselo. Admirado Pilatos de que Jesús ya esté muerto, entrega el cuerpo a José de Arimatea, que debe volver al lugar del suplicio para comenzar el descendimiento. Esto es una nueva burla de los romanos hacia los judíos, ya que éstos hubieran preferido que el cuerpo de Jesús fuese arrojado a una fosa común y así enterrar para siempre su memoria.

Jesús envuelto en la sábana. Lienzo de Giovanni Battista della Rovere.

Jesús envuelto en la sábana. Lienzo de Giovanni Battista della Rovere.

Había costumbre entre los judíos que, cuando el rostro de un ajusticiado era desagradable a la vista, éste fuera cubierto. Así fue también con Jesús, que, como hemos visto, tenía el rostro ensangrentado debido a todos los golpes que por motivos de caídas o agresión había sufrido. Este paño con el que se cubrió el rostro de Cristo es el Santo Sudario de Oviedo. En este punto, hemos de señalar que el capítulo 20 del Evangelio de San Juan, en el momento en el que Pedro y Juan entran en el sepulcro el Domingo de Resurrección, hace alusión a este pañuelo, diferenciándolo de la sábana de lino que cubría el cuerpo de Jesús.

El capítulo 20 del Evangelio de Juan es el único documento que habla de los lienzos que encontraron en el sepulcro [1]. Pero ahora nos vamos a centrar en el que el versículo 7 define como sudario que cubrió la cabeza. La misma Sábana Santa en muchas ocasiones ha sido erróneamente llamada Sudario. Y de igual forma ha sido llamado Sudario tanto el paño que pende de la Cruz como el paño de la vergüenza que pudo cubrir a Jesús en la Cruz. Pero la verdad es otra. El Sudario es un paño en el cual no existe imagen, sólo manchas de sangre humana del grupo AB y tiene una dimensión de 85’5 x 52’6 centímetros aproximadamente. Tuvo una función doble, primero, fue colocada sobre la cabeza ensangrentada de una persona colgada de forma vertical y sujetada al cabello con elementos punzantes. La tela fue doblada sobre sí misma; eso indica el motivo por el que las manchas que se reproducen son simétricas entre sí. Por otro lado, fue utilizada a modo de capucha, seguramente en el momento del traslado al sepulcro. Era muy normal utilizar este tipo de paños para cubrir los rostros de los cadáveres de los condenados, cuando éstos estaban muy deformes o castigados como era el caso.

Este Sudario se encuentra en la Catedral de Oviedo y tuvo en otro tiempo misa propia, pero fue suprimida, celebrándose ésta el 4 de mayo, festividad de la Sábana Santa desde 1506. En las Iglesias de Oriente, la festividad de la Síndone es el 16 de agosto [2], aniversario del traslado de la Sábana Santa de Edesa a Constantinopla. La Síndone actualmente sí tiene misa propia.

Vista del Santo Sudario de Oviedo.

Vista del Santo Sudario de Oviedo.

Según estudios realizados, este Sudario concuerda en todo con la Síndone. El Sudario de Oviedo se ostenta todos los años el Viernes Santo; el 14 de septiembre, fiesta litúrgica de la Exaltación de la Cruz y el día de San Mateo, patrón de Oviedo. Tras todos los estudios realizados, es indispensable hablar de esta reliquia cada vez que se hable de la Sábana Santa. Los más profundos estudios realizados sobre esta reliquia han sido realizados por el EDICE (Equipo de investigación del Centro Español de Sindonología).

J.A. Vieira


[1] Juan 20,1-18.
[2] Desde el año 944, por orden del emperador de Bizancio Constantino VII.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es