Beatos Cruz Laplana y Fernando Español, mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Beato Cruz Laplana y Laguna, Obispo de Cuenca.

De los mártires de la Guerra Civil Española beatificados el 28 de octubre de 2007, hoy se hablará de los Beatos Cruz Laplana y Laguna, obispo de la diócesis de Cuenca, y su vicario Fernando Español, ambos asesinados el 8 de agosto de 1936 como resultado de la persecución religiosa llevada a cabo por el Frente Popular contra la “Quinta Columna” (es decir aquellas personas que simpatizaran con el Alzamiento militar pero no se habían sublevado dentro del territorio republicano).

La ceremonia de beatificación no estuvo exenta de polémica, tanto que España atraviesa por un proceso de revalorización sobre el alcance de los efectos de la guerra civil, y no faltan voces que hablan de víctimas políticas o por lo menos ven injusta la exclusión de la memoria de las víctimas del bando franquista, en cuanto acusan a la Iglesia Católica en general de afinidad con el Golpe de Estado de 1936 y la Dictadura. El Obispo Cruz Laplana no se salva tampoco de la controversia, sobre todo después de la proclamación de la II República Española, de la que se podría considerar desafecto. Lo que es innegable es que el testimonio de los Mártires Españoles del Siglo XX ha de servir al propósito de no abrir viejas heridas y divisiones, sino sembrar semillas de perdón y reconciliación.

Biografía de Cruz Laplana Laguna, obispo de Cuenca
Don Cruz Laplana nació en Plan, Huesca el 3 de mayo de 1875, a los 11 años sintió la llamada vocacional al sacerdocio e ingresó en el Seminario de Barbastro en 1886, de donde se formó en ciencias profanas y sagradas, doctorándose en Derecho Canónico y Teología en la Universidad Pontificia de Zaragoza.

Beato Cruz Laplana Laguna

Fue ordenado sacerdote en 1898, siendo nombrado Profesor en el Seminario de Zaragoza y párroco de la Iglesia de San Gil (cargo del que estuvo de 1902 a 1912), donde fue reconocido por su caridad y su desprendimiento material, así como un formador eficiente del culto, fomentando la práctica de los sacramentos y la adoración Eucarística. Brilló por su celo pastoral y su dedicación a la evangelización de los más humildes.

También se ha de destacar por su templanza y austeridad, ya que personalmente se privaba de comer en exceso, y no tomaba café ni helado a pesar de que le gustaban mucho, tampoco se afanó en tener coche propio. El 30 de noviembre de 1921 es nombrado por el Papa Benedicto XV Obispo de Cuenca, siendo consagrado en la Catedral-Basílica del Pilar el día 26 de marzo de 1922 de manos del Cardenal Juan Soldevilla y Romero (asesinado en 1923 por esbirros anarcosindicalistas por su apoyo al sindicalismo católico).

El domingo de ramos de ese mismo año tomó posesión de la diócesis en medio de un ambiente propicio para el anticlericalismo. Trabajó con energía en la renovación de la diócesis y cuidó la formación integral de los seminaristas, promovió las asociaciones piadosas, y fomentó la formación cristiana de los seglares a través de Acción Católica.

Los ánimos estaban caldeados por los ataques anticlericales dirigidos por el profesor Rodolfo Llopis en los periódicos, quien llegó a Cuenca tres años antes de la entronización del Obispo Cruz en calidad de Profesor de la Escuela de Magisterio, en los cuales promovía la educación atea y propició la acción de la masonería en los ambientes oficiales (Llopis sería Ministro de Instrucción Pública durante la Segunda República y fracasó en su intento de encabezar el Socialismo Español durante la Transición). El prelado combatió enérgicamente esta tendencia mediante acciones y cartas pastorales claras y directas, lo que sus críticos consideran posicionamiento político ante el declive de la monarquía española.

Beatos Cruz Laplana y Laguna, Obispo de Cuenca y Fernando Español Berdié, sacerdote, mártires.

De hecho, al proclamarse en 1931 la República, se declaró no partidario de la misma y muchos acusadores expresaban que dicha participación había sido promovida a los jóvenes de Acción Católica. En realidad, el objetivo de Monseñor Laplana era formar seglares consecuentes con los principios evangélicos en el auxilio de los más necesitados, en la preservación de la identidad social cristiana y en la participación política, sin involucrarse en la militancia partidista.

También se prueba como evidencia de la participación política una frase sacada de contexto de la biografía del Obispo Mártir expresada por Sebastián Cirac en la cual en las elecciones de febrero de 1936 apoyó la candidatura de José Antonio Primo de Rivera: “Por voluntad expresa del Señor obispo fue presentado Don José Antonio Primo de Rivera en la candidatura de las derechas”. Sin embargo, el mismo Cirac testificaría bajo juramento durante el proceso de beatificación que el Doctor Cruz “nunca en su vida intervino en política o tuvo aficiones por los partidos o caciques políticos. Su ejemplo, su preocupación y hasta su intervención, aconsejando, estuvo exclusivamente promovido por las necesidades de salvar a la Iglesia y a las almas”.

En los días previos al conflicto militar estuvo invitado a la consagración episcopal de un obispo auxiliar para Tarazona lo que le hubiera permitido estar a salvo de los desmanes y crímenes que cometerían las milicias populares del Frente Republicano, sin embargo lo declinó y en los primeros días de la guerra incluso la autoridad civil del momento le facilitó la posibilidad de abandonar la diócesis a lo que él se negó, prefiriendo compartir la suerte de su rebaño, decía: “No puedo marcharme por temor al peligro. Mi deber está aquí, cueste lo que cueste”.

Beato Fernando Español, sacerdote.

Biografía de Fernando Español Berdié, sacerdote
Nació en Anciles, Provincia de Huesca el 11 de octubre de 1875, y estudió Derecho en la Universidad. Estuvo exento del servicio militar para poder terminar su doctorado en Derecho Civil y Canónico, sin embargo cayó enfermo en 1898; en el periodo de convalecencia maduró su vocación sacerdotal e ingresó al Seminario de Barbastro donde se dedicó a estudiar exclusivamente las asignaturas de Latín y la Sagrada Teología. En 1901 recibió la ordenación sacerdotal.

Fue párroco del Pueblo de Ornella y luego pasó a ser coadjutor de Benasque; en 1907 fue nombrado párroco de Gruatau y ahí se dedicó con esmero a la catequesis de los niños, la predicación, la formación de los jóvenes, de los matrimonios, el cuidado de los enfermos y vivía santamente como un sencillo párroco de pueblo, rezando y con tiempo para leer. En 1921 fue nombrado Párroco de la Parroquia de San Esteban de Plan y estaba apenas comenzando sus labores sacerdotales cuando recibe una carta de Monseñor Laplana ofreciéndole ser su secretario particular.

Aceptada la invitación se traslada a Cuenca, opositó y ganó la dignidad de maestro de Ceremonias de la Catedral, que ejerció bastantes años, hasta su martirio, también fue profesor del Seminario y el obispo premió sus servicios con una canonjía de gracia. Él era exacto en el cumplimiento de sus deberes, así como bondadoso y comprensivo, lo que ganó el afecto de todos los fieles.

Cuando estalló la guerra civil, no estaba dispuesto a abandonar a su obispo, por lo que sufriría las privaciones junto a él, y por último, ganaría junto a él la gloriosa palma del martirio.

Lienzo del Beato Cruz Laplana y demás mártires, obra de Víctor de la Vega. Catedral de Cuenca, España.

Comienzo de la Guerra Civil, detención y martirio
Al producirse el 18 de julio de 1936 el Alzamiento militar, la guarnición de Cuenca no secunda el Golpe de Estado, el comandante Francisco García de Ángela permaneció fiel al gobierno de Madrid. Poco después llegan las milicias anarquistas mandadas por Cipriano Mera, con lo que comienzan los desmanes y la orgía de sangre de la que los beatos perecerían.

El 19 de julio, piquetes de milicianos armados rodean la Catedral y el Palacio Episcopal, controlando el acceso y la salida, y al día siguiente ocurre una explosión en la puerta del Palacio.

En la mañana del 28 de julio, hombres armados exigieron entrar al interior del edificio; en ese momento el Obispo estaba orando en su capilla privada y al oír el tumulto se dirigió al Sagrario y sumió las formas. Terminado el acto, salió a recibir a los asaltantes vestido con sus insignias episcopales y les preguntó:
– ¿Qué queréis?
– ¿Que qué queremos? – contestó el que dirigía a los milicianos -Pues encerrarte, pero antes que nos des dinero-
-Cuando queráis voy con vosotros, pero dinero no tengo- Repuso Monseñor Laplana.
Registraron todo, hasta llegar a la caja fuerte que abrieron, hallando en su interior dinero, títulos y valores. El oficial se volvió donde el obispo y le increpó:
-¡Así que no tenías dinero, eh!-
-Dije que no lo tenía y no lo tengo. Eso no es mío; son bienes de mi diócesis y de fundaciones piadosas, que os ruego respetéis pues es el recurso de muchas necesidades y el depósito que dejaron antepasados nuestros- respondió el prelado.

Lo llevaron a empujones junto con su mayordomo Manuel Laplana y su familiar Fernando Español sin más equipaje que un modesto hatillo de ropa en la mano y vestido con su indumentaria eclesiástica. Los condujeron escoltados hasta el edificio del Seminario de Cuenca, convertido mitad en cárcel, mitad en cuartel para la guardia civil. Encarcelados con ellos estaban muchos sacerdotes.

Capilla del Beato Cruz Laplana en la catedral de Cuencua, España.

Mientras estaba alojada la Guardia Civil, las turbas no se atrevieron a hacer ningún daño a los presos, sin embargo cuando está a punto de terminar el mes de julio, los guardias civiles tuvieron que volver a Madrid.

Pasaron los días y a las diez de la noche del día 7 de agosto, el Comité decidió ejecutar al obispo. A medianoche suena la entrada de un autobús. Hombres armados suben donde estaba encerrado monseñor Cruz Laplana obligándolo a que salga pues van a fusilarle. Fernando Español insiste en ir con él, pero los milicianos le detienen y querían dejarlo preso.
-Si vas, te mataremos a ti también-
-Pues me matáis pero yo no le abandono- Respondió el canónigo.

Los condujeron pasando el Puente de la Sierra, al cruce de Villar de Olalla. En el trayecto, el obispo iba exhortando a los milicianos: “Se que me vais a matar…¿creéis que no hay cielo? ¡Hay cielo, hijos míos!… ¿creéis que no hay infierno? ¡Hay infierno, hijos míos!… Me podéis matar. El cuerpo os lo dejo, pero el alma irá al cielo. Yo os perdono y en el cielo rogaré por vosotros”.

En el kilómetro 5 de la carretera se les obligó a bajar, y los mártires se arrodillaron y se absolvieron mutuamente. Luego un miliciano se le acercó al obispo haciendo un ademán de querer degollarlo, el jefe del Piquete, Emilio Sánchez Bermejo lo apartó: -A éste lo mato de un tiro-
El obispo Laplana levantó la mano para bendecirles diciendo: -Yo os perdono y desde el cielo rogaré por vosotros-
Una bala atravesó la mano y dio de lleno en la sien, matándolo instantáneamente, después caía acribillado Fernando Español. Los cadáveres fueron abandonados por los ejecutores, y al día siguiente fueron sepultados en una fosa común del cementerio de Cuenca.

Controversia en su beatificación
Con la beatificación de Cruz Laplana, su secretario Fernando Español y los demás mártires de la causa el 28 de octubre de 2007, se presentó una controversia y un debate político sobre la Memoria Histórica, y más aún con el dolor actualmente de muchas familias que vivieron en carne propia, la guerra y la represión nacional posterior a ella.

En particular, la polémica radica en la resonancia política de esta beatificación y más aún en el posicionamiento de Cruz Laplana con respecto a la República. Aunque no es el único mártir polémico, es el más significativo. En un punto de vista meramente personal considero la controversia como una oportunidad para ver a aquellas personas que veneramos como santas de una manera más humana. Más aún si tenemos en cuenta el contexto en el que se desarrollaron los acontecimientos, podremos notar que el tema del martirio durante la persecución religiosa en la Guerra Civil aún hoy es puesto bajo una consigna ideologizada por ambas partes. Por parte del bando vencedor, la persecución religiosa da una estela de legitimidad al levantamiento y a la necesidad de una centralización ideal basada en la civilización cristiana, y los valores nacionales, por ello en muchas partes de España, al hablar de los mártires cristianos viene la etiqueta de “Caídos por Dios y por España”. Por parte del bando republicano, y más aún al hablar de la represión del Frente Popular, la Administración de la II República tuvo un marcado tinte anticlerical desde un principio con la Separación de Poderes Iglesia-Estado, que se fue radicalizando con el paso del tiempo, tanto como un impedimento para el progreso, así como una lucha entre el control de las conciencias.

La beatificación estuvo acompañada con el debate público de la “Ley de la Memoria Histórica” aplicada el mismo año con el gobierno de Rodríguez Zapatero, en tanto se abrían viejas heridas entre los supervivientes o los descendientes de las víctimas y la discusión histórica sobre el alcance a largo plazo de las consecuencias de la Guerra Civil. En el plano religioso, la beatificación fue vista como un posicionamiento político en el tema; y en tanto con el beato biografiado, su glorificación presentaba objeciones de la opinión pública que presentaba al mártir como un jerarca de extrema derecha. Sin embargo en la causa se tiene el testimonio del Alcalde Socialista de Cuenca Antonio Torrero González (partícipe de los hechos de Cuenca en 1936) que declara: “D. Cruz Laplana, como tal D. Cruz Laplana, no había nada contra él, como contra el otro señor (D. Fernando Español); el meterse con ellos fue por ser Obispo, por ser Sacerdote. Yo, desde luego, puedo resaltar que el Sr. Obispo, en política, huía de toda ella. La impresión en que se le tenía en Cuenca era que era buena persona, y no se le tenía odio alguno”.

El primer edil, que participó en el saqueo del Palacio episcopal, declara: “en el Palacio (episcopal) no se encontró absolutamente nada, ni de cartas, ni de periódicos, ni de armas, nada que pudiera ser comprometedor para el Sr. Obispo”. “Mi opinión sobre la muerte de los dos (Beatos Cruz Laplana y Fernando Español) es que murieron como santos”.

preguntasantoral_anticopia_articulo20181026

René

Enlaces consultados (25/10/18)
– https://es.wikipedia.org/wiki/Cruz_Laplana_y_Laguna
– https://jesusconlacaña.es/08/08/2017/beatos-cruz-laplana-y-fernando-espanol-martires-y-ejemplo-de-fe/
– http://hispaniamartyr.org/
– http://hagiopedia.blogspot.com/2013/08/beatos-cruz-laplana-y-laguna-y-fernando.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es