La tradición de la Candelaria en México (II)

Galería

Esta galería contiene 7 fotos.

Orígenes, costumbres y creencias alrededor de la fiesta de la Presentación del Señor La festividad del “Día de la Candelaria” que oficialmente su nombre es “La presentación del Señor en el templo y la purificación de la Virgen María”, se … Sigue leyendo

Nuestra Señora de la Candelaria del Socavón

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de Nuestra Señora del Socavón venerada en su Santuario en Oruro, Bolivia.

Imagen de Nuestra Señora del Socavón venerada en su Santuario en Oruro, Bolivia.

Pregunta: Hola…bueno quisiera saber sobre la vigen del socabon ya q es la venerada en uno de los carnavales mas grandes del mundo el cual es el caso de Oruro-Bolivia donde vi que diablos en la danza de la diablada muy tipica de esta region . Se arrodiyan ante esta santa virgen y el unico lugar en el mundo donde se tiene el diablo macho y el diablo hembra …..y tambien quisiera saber si en Bolivia hay algun santo incorrupto o un corposanto la verdad es muy lindo hablar de advocasiones marianas, santos etc ya q en este pais se tiene una riqueza cultural y antiquisima con diferentes religiones ancestrales y conjuntamente con la catolica bueno eso es todo. Bolivia

Respuesta: En la provincia de Oruro, Bolivia, se venera una imagen de Nuestra Señora de la Candelaria mejor conocida como Nuestra Señora del Socavón. Sobre esta advocación se narran varias leyendas y, aunque todas convergen en lo mismo, tienen algunas diferencias.

En el pueblo de Oruro antiguamente residía la cultura conocida como los urus, que posteriormente fueron conquistados por los incas. En la mitología de los urus se contaba una leyenda donde se narra que el dios del mal Wari, molesto porque los urus se habían arrepentido de sus pecados, decidió enviarles una enorme serpiente que acabara con todos ellos por el lado sur, por el norte un enorme sapo; y por el oeste y este, una plaga de hormigas y un enorme lagarto. Pero, ante las súplicas de los urus, apareció una bella ñusta, quien los defendió y derrotó a Wari. El dios del mal huyó a lo más profundo de la tierra y las criaturas que había invocado se convirtieron en piedra. Y como recuerdo de su hazaña y para que Wari no volviera a molestarlos; la bella ñusta quedó plasmada en una roca, la cual posteriormente fue identificada con la Virgen del Socavón.

Los historiadores nos dicen que la imagen de la Virgen fue pintada sobre una tapia que existía en las faldas del cerro conocido como “Pie de Gallo”, muy posiblemente en el siglo XVI, datada en 1500; y por este suceso a ese lugar se le llamo el Socavón de la Virgen, y por ende a la imagen mariana se le conoció como Virgen del Socavón. Aunque los españoles entronizaron a la Virgen de Candelaria en 1540 y 1550; y al fundarse la población de Oruro en 1606 fue coronada oficialmente, hay pruebas anteriores de que los españoles celebraban ya la festividad de la Candelaria cada 2 de febrero en aquella región. Tal parece que en Bolivia existió un gran empeño por difundir el culto a la Virgen de la Candelaria por parte de los españoles, posiblemente provenientes de Canarias, puesto que en la misma época en que inicia el culto a la Virgen del Socavón también inició el culto a la Virgen de Copacabana, ambas bajo la advocación de Candelaria.

Otra de las leyendas que es contada en diversas versiones es sobre uno de los milagros más populares de la Virgen del Socavón; según el cual coinciden todas las versiones: existió un ladronzuelo muy peligroso apodado el “Nina-nina” o el “Chiru-chiru”, que tenía gran devoción por la Virgen de Candelaria y cada día llegaba a orar y quemarle unas velas frente a su imagen en el socavón, pero en una ocasión trató de robarle a un minero y éste, al defenderse, hirió gravemente al ladrón, el cual fue conducido por una bella mujer hasta la mina donde se solía ocultar y a la mañana siguiente los pobladores, al encontrar el cadáver, también encontraron en la cabecera de éste la bella imagen de la Virgen de la Candelaria pintada sobre la piedra.

Medalla decimonónica pintada popularmente con el Patrocinio de la Virgen del Socavón sobre el ejército de Bolivia.

Medalla decimonónica pintada popularmente con el Patrocinio de la Virgen del Socavón sobre el ejército de Bolivia.

La otra versión de esta leyenda habla del mismo ladrón apodado el “Nina-nina” y que parece llevaba por nombre Anselmo Berlarmino; y que tenía por costumbre robar por las noches en las casas acaudaladas de la ciudad. Se decía que este temible ladrón era muy devoto de la Virgen de la Candelaria y cada día subía al socavón a encenderle dos velas a la imagen mariana.

De aquí las leyendas divergen un poco, mencionando algunas que el Nina-Nina tenía una novia; otras nos dicen que la situación se dio entre su hija y el novio de su hija; otra más nos habla de que sucedió al entrar a robar en una casa y ser descubierto por los dueños de ésta. En las primeras versiones nos dice que el Nina-nina intentó escapar con su novia ante las negativas de su padre por dejarlos casarse, por conocer los antecedentes de Anselmo; las otras nos dicen que el Nina-nina tuvo una pelea con el prometido de su hija por no aceptar que se casaran y la última, como ya mencioné, que al ser descubierto por los dueños tuvo un enfrentamiento. Todas las versiones coinciden en que el ladrón es herido gravemente por un puñal y queda tendido en la calle. Todas las versiones coinciden en que después se realiza el milagro, cuando el Nina-nina implora el socorro de su querida Virgen y una hermosa mujer vestida de negro cargó al Nina-nina y le llevó al hospital de la ciudad, donde dio órdenes para que se le atendiera y llamaran al párroco de la ciudad, posteriormente la hermosa dama desapareció.

Según la leyenda, el párroco de Oruro en aquel momento era el padre Carlos Borromeo Mantilla, siendo el año 1789, el cual recibió la confesión del Nina-nina, donde le revelaba que él era el famoso ladrón y que cada sábado subía a venerar una imagen de la Virgen de Candelaria que existía en el socavón; y que cuando fue herido y estando a punto de expirar sin confesión, fue auxiliado por la misma Virgen de Candelaria. En las puertas del Santuario existe una inscripción que hace referencia a estas leyendas:

“Tú que gimes en una vida de crimen,
sin embargo, puedes salvarte,
ven y póstrate a los pies de la Virgen,
a llorar tus pecados”
.

Durante el siglo XIX existen registros iconográficos de que la Virgen del Socavón, durante la guerra del Pacífico en la que se enfrentaron Bolivia y Perú contra Chile, fue invocada como patrona de los ejércitos boliviano y peruano.

Monumento de 45m de altura en honor de la Virgen del Socavón inaugurado el pasado 1 de febrero de 2013 en Oruro, Bolivia.

Monumento de 45m de altura en honor de la Virgen del Socavón inaugurado el pasado 1 de febrero de 2013 en Oruro, Bolivia.

Muy posiblemente el culto a la Virgen del Socavón en Oruro tenga mucho que ver con el intento de sustituir el culto a Wari o mejor conocido como “el tío de la mina”. En las minas tiene toda las características de un demonio cristiano con cuernos, el cual es adorado aun actualmente por muchos mineros, masticando coca, fumando marihuana o sacrificando llamas jóvenes ante la efigie de piedra que hay en varias minas.

En honor de la Virgen se realiza el famoso carnaval de Oruro, en el que los mineros festejan a su patrona, debido a que antiguamente sólo tenían libres los días anteriores al carnaval. Una de las primeras danzas de este Carnaval, que a diferencia de muchos otros tiene un sentido religioso, pues es dedicado a la Virgen de Candelaria, aun no celebrándose en el día de su festividad, 2 de febrero; es “la diablada” en la cual se muestra un enfrentamiento entre demonios (el tío de la mina) y los ángeles.

Hacia 1990 la imagen de la Virgen del Socavón recibió una exhaustiva restauración gracias a la ayuda de la Unesco debido a su deterioro, porque durante años se le habían aderezado vestimentas y joyerías colgadas en la imagen que fueron erosionando poco a poco la pared de adobe en que estaba pintada. A partir de esta restauración se ha prohibido volver a ponerle ropas o joyería a la imagen.

El actual Santuario de la Virgen de la Candelaria fue construido hacia 1891 y está a cargo de la Orden de los Siervos de María. El pasado 1 de febrero de 2013 fue inaugurado en el cerro de Santa Bárbara en las cercanías de Oruro un enorme monumento de más de 45m de altura de Nuestra Señora de la Candelaria.

André Efrén

Bibliografía:
– GISBERT, Teresa y DE MESA, José, “La Virgen María en Bolivia: la dialéctica barroca en la representación de María”, Bolivia, Unión Latina, s/e, s/a.

Enlaces consultados (27/01/2014):
http://forosdelavirgen.org/522/virgen-del-socavon-de-oruro-bolivia-2-de-febrero/
http://perso.wanadoo.es/erios30828/origen_de_la_virgen_del_socavon.htm
http://www.santuariodelsocavon.com/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana.

Nuestra Señora de la Candelaria de Copacabana.

En la población de Copacabana, Bolivia, a orillas del lago Titicaca es venerada una imagen de la Virgen de la Candelaria que es mejor conocida como “Nuestra Señora de Copacabana”. Los cronistas narran que en esta región donde habitaron los aymaras y collas quienes adoraban a la Pachamama o madre Tierra, y en especial en este sitio tenían devoción por una imagen llamada Copacahuana, que era similar a la idea de europea de una sirena pues tenía rostro humano y cola de pez. Era adorado como dios del lago y creador de los peces; el nombre Copacahuana significa “lugar donde se ve la piedra preciosa” y es debido a que el ídolo estaba elaborado con una piedra color azul muy vistosa.

Al ser conquistada esta región por los españoles llegaron con ellos los misioneros dominicos y posteriormente los agustinos quienes se encargaran de evangelizar la región.

Hacía 1570 hubo terribles heladas y sequías que acabaron con los cultivos en la población lo que los llevo a recurrir a la intercesión divina y decidieron fundar una cofradía, pero no se ponían de acuerdo a qué imagen dedicársela. Por su parte el grupo de los Hanansayas que eran considerados como una especia de clase alta, eligieron a la Virgen de la Candelaria y por otro lado, los Hurinsayas, considerados la clase baja eligieron a San Sebastián.

En este ambiente de pugna aparece un descendiente de los emperadores incas y que por lo mismo debió haber pertenecido a los Hanansayas, y según cuentan las leyendas [1] en la noche se la apareció la Virgen con el niño en brazos rodeada de una brillante luz, lo que este hombre de nombre Tito Yupanqui, interpretó como una señal divina para que esculpiera una imagen de la Virgen de la Candelaria.

Al principio Tito Yupanqui realizó una tosca imagen en arcilla de la Virgen que fue puesta a un lado del altar pero al poco tiempo fue retirada por considerarse de muy baja calidad. Entristecido por eso decide partir a Potosí para aprender las técnicas de escultura y poder realizar una imagen más propia para el templo de Copacabana. Antes de empezar a esculpir la imagen definitiva hizo realizar una misa en honor de la Santísima Trinidad para que lo ayudase, comenzando a esculpirla el 4 de junio de 1582.

Tito Yupanqui, escultor de la imagen de la Virgen de Copacabana.

Tito Yupanqui, escultor de la imagen de la Virgen de Copacabana.

En Potosí, Tito se encontró con un pariente suyo, Alonso Viracocha, gobernador de los Hanansayas de Copacabana quien al ver la escultura de la Virgen quedó encantado y decidió llevarla junto con Tito Yupanqui, al obispado para que Monseñor Alonso de Ramírez Graneros los autorizara a fundar la tan deseada Cofradía de la Virgen de la Candelaria. Yupanqui aprovechó la ocasión y llevó también un cuadro de la Virgen el cual solo causó la risa de quienes lo vieron y el Obispo le prohibió pintar más imágenes religiosas. Tito desilusionado no se rindió y decidió retocar a la Candelaria hasta darle un mejor acabado y al presentarlo a los demás Hanasayas le dieron el visto bueno.

Tal parece que los Hurinsayas aceptaron que la Cofradía de la Virgen de Candelaria fuera fundada pero no así a la imagen esculpida por Yupanqui, diciendo que no aceptaban que una imagen digna de veneración pudiera salir de manos de Yupanqui y preferían mejor una traída de Lima o de España. Otra cosa que según la leyenda hizo que se opusieran fue que decían que la imagen del niño Jesús estaba oculta. Entonces Tito Yupanqui rogó a la Virgen su auxilio y al día siguiente el niño se había acomodado en brazos de su madre de modo que mostraba su rostro a los devotos.

Alonso Viracocha movido por la renuencia de los Hurinsayas le escribió a Tito para que pusiera a la venta la imagen de la Candelaria y varios pueblos quisieron comprarla pero al saber el corregidor de Copacabana, Jerónimo Marañón, lo que sucedía con esta imagen, la adquirió y dio la orden de que dicha imagen fuera entronizada en Copacabana, pueblo para el cual fue hecha. Con tal orden a los Hurinsayas no les quedó más que resignarse y la imagen fue entronizada el 2 de febrero de 1583.

Imagen de la Virgen de Copacabana sin las ropas que le ponen ni la peluca.

Imagen de la Virgen de Copacabana sin las ropas que le ponen ni la peluca.

La fama de la Virgen de Copacabana se extendió de tal grado, que Calderón de la Barca le dedico el auto sacramental “La aurora en Copacabana”. Durante el siglo XVII a la imagen de la Virgen se le comenzó a vestir y a poner una peluca conforme a la moda y hasta la actualidad aún perdura de esta manera.

El 1 de agosto de 1925, S.S. Pío XI aprobó la coronación canónica de la Virgen de Copacabana proclamándola “Reina de Bolivia” y el 7 de noviembre de 1940, su Santuario fue elevado al rango de Basílica menor. El 5 de diciembre de 1954 fue proclamada Patrona y Generala de la Policía Nacional y Carabineros de Bolivia y en 1968 se le nombró Patrona Principal de la Fuerza Naval de Bolivia. Las festividades en honor de la Virgen de Copacabana se celebran el día 2 de febrero y el 5 de agosto.

André Efrén


[1] Cabe decir que esta leyenda de la aparición en la versión oficial que da la Iglesia de la devoción a esta imagen no se menciona, quizás porque es más que claro que esta leyenda piadosa fue una forma de imponer la disposición de los Hanansayas a los Hurinsayas de que se venerase a la Candelaria en ese pueblo.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

El Día de Reyes y la Candelaria en México

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Niño Dios vestido como el mexicano mariachi.

El día 6 de enero en México como en muchas partes del mundo se celebra el “Día de Reyes”, a partir de este día en muchos lugares de la república se acostumbra “levantar al Niño Jesús” que es la forma como se le llama a quitar el nacimiento para lo cual la fecha va desde el 6 de enero hasta el 2 de febrero. Durante el noche del 5 de enero o en la tarde del 6 se acostumbra comer la tradicional rosca de reyes (roscón en España), hay algunas diferencias significativas en esta tradición, pero primero hay que decir que la forma ovalada de la rosca recuerda a las coronas de los reyes magos y los dulces cristalizados con que se adorna las joyas de la misma, se acostumbra esconder un muñequito de plástico en forma de un niño haciendo alusión al Niño Jesús, y escondiéndolo en la rosca como símbolo de que hay que esconder al Niño Jesús para que no lo encuentre Herodes, la persona a la que le sale el muñequito de la rosca como comúnmente se le dice se convierte en compadre del dueño de la casa en que se partió la rosca y en padrino del Niño Jesús lo cual obliga a este a vestir por tres años la imagen del niño Jesús de aquella casa y llevarlo a bendecir al templo y ofrecer una fiesta o rosario.

La tradición de la rosca de reyes llegó a México durante la época colonial traída por España; en un principio se acostumbraba esconder un haba pero posteriormente se reemplazo por un Niño Jesús de barro pintado a mano, (el cual debió ser menos dañino si alguien se lo tragaba puesto que muchos acostumbran tragarse el muñequito para no tener que “dar los tamales” el 2 de febrero) y se acostumbraba que entre los solteros invitados al convite durante el siglo XIX se tomaban los sombreros de dos de los asistentes y en uno se ponían los nombres de los hombres y en el otro de las mujeres y cada quien iba sacando un papel para que todos tuvieran una pareja en ese día. A esto se le conocía como “la rifa de los compadres”; otra costumbre de esta época era el guardar un trozo de la rosca para dársela al primer mendigo que pasara pidiendo limosna, pero estas tradiciones cayeron en desuso a partir del siglo XX.

En lugares como Veracruz el 6 de enero entre las comunidades indígenas totonacas se acostumbra del mismo modo “levantar al Niño Jesús” de lo cual se encargan estrictamente las parteras y se da una ofrenda de tamales en el nacimiento y en la siembra de la milpa debido a que para ellos los Reyes Magos son los dueños de la milpa haciendo un sincretismo de esta forma con las antiguas deidades totonacas.

Un padrino vistiendo de San José al Niño Jesús que apadrina.

Para el día 2 de febrero fiesta de la presentación del Niño Jesús en el templo o conocido popularmente como el día de la Candelaria, se acostumbra sobre todo en el centro del país a que el padrino del niño que fue elegido con la rosca de reyes, lleve a su ahijado a vestir, para esto hay personas que desde diciembre o principios de enero comienzan a vender diferentes vestimentas para las imágenes del Niño Jesús, así se le puede vestir de Papa, de Sagrado Corazón, del Niño Doctor, esta hermosa tradición ha causado algunos descontentos por parte de la Iglesia puesto que se ha caído en el error de vestir al niño Jesús algunas veces como los santos, así se puede ver imágenes vestidos como San Judas Tadeo, San Martín de Porres o hasta de San Charbel, lo que ha propiciado la negativa de la iglesia, porque la gente debe comprender que el acto de vestir al Niño Jesús, no es como ponerle un disfraz sino un acto de respeto y cariño a la imagen recordando como la Virgen lo arropó, además que esta práctica está basada en que antiguamente la gente hacia la promesa con los santos de si le cumplía un milagro usarían el hábito de tal santo pero para liberarse de esta promesa comenzaron a vestir a la imagen del Niño Jesús con la ropa a similitud de la del santo con la que se había hecho la promesa, ha llegado a tal grado que se llega a ver en algunos mercados “el niño Santa Muerte” lo que lógicamente ha sido aun más reprobado por la iglesia, la cual insiste en que si se le puede vestir al Niño Jesús como sacerdote, como fraile mendicante o como alguna advocación, pero no como un santo. Algunos se defienden diciendo que el vestir al Niño Jesús como un santo le sirve para meditar en la vida del mismo, pero a pesar de lo que la iglesia pueda decir, la gente sigue con esta devoción popular de vestir imágenes del Niño Jesús como la de algún santo. El padrino está obligado a vestir la imagen del Niño Jesús por tres años: el primero como bebé, el segundo como hombre o de alguna advocación de Cristo, y la tercera como rey, después que este vestido debe llevar a presentar al Niño Jesús al templo a semejanza como lo hicieron José y María a los 40 días. Se lleva  la imagen en una canasta o sentado en su trono, y se acostumbra ponerle algunos dulces para que queden benditos, de los cuales, la creencia de la gente dice que cuando alguien se enferma puede comerlos para así mejorar pronto, y se llevan las tradicionales velas de la candelaria las que la gente les ha dado el poder de encontrar los cuerpos de los ahogados pues según se dice al ponerle en una tablita y dejarla en el agua la vela navegara hasta el lugar donde haya quedado el cuerpo de occiso y dará vueltas en ese sitio señalándolo; otros dicen que sirve para que cuando alguien está moribundo pueda fallecer pronto.

Una madrina lleva a dos Niño Jesús vestidos de "San Juan Diego" a presentar al templo.

Después que se ha llevado la imagen a presentar al templo el padrino debe ofrecer una fiesta o el rezo del rosario acompañado de los tradicionales tamales, los cuales desde la época prehispánica eran indispensables en las grandes celebraciones, el rosario se hace para “levantar el nacimiento” y se realiza con villancicos y acompañado con el ruido de sonajas que se reparten entre los asistentes; al final se arrulla la imagen del Niño Jesús entre todos los invitados y se lleva al altar donde estará todo el año hasta que vuelva a ser diciembre. Esta “levantada del nacimiento o del Niño Jesús” se hace como una forma de decir que el Niño Jesús ya se va a Egipto, huyendo del rey Herodes y en algunos lugares al terminar se reparten dulces y juguetes a los niños asistentes y se rompe piñata y con la “levantada del Niño Dios” se dan por concluidas las fiestas navideñas en México.

André Efrén

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es