Nuestra Señora de la Elevación

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen original de la Virgen de la Elevación.

En el pueblo de Chiquicagua, Tungurahua, Ecuador, de la diócesis de Ambato se venera un lienzo de la Madre de Dios bajo el título de Nuestra Señora de la Elevación y que corresponde a lo que los expertos en arte sacro denominan “Virgen de iconografía múltiple”, representación la cual fue recurrente en la región andina especialmente en Bolivia y Ecuador durante el siglo XVII y XVIII, aunque pocas aún se conservan algunas representaciones como estas en diversos museos e iglesias de la región, y posiblemente una de las más famosas es esta, Nuestra Señora de la Elevación o de la Peña.

Es monseñor José Vasconez quien en su “Historia de Nuestra Señora de la Elevación” recupera la narración sobre la milagrosa aparición de Santa María en un cerro de la localidad de Chiquicagua. Según se narra en la noche del 12 de noviembre de 1695 cerca de Chiquicagua en las faldas del volcán de Carihuairazo viajaba el indígena Juan Chacarín quien llevaba provisiones para su amo pero al ser ya muy noche Juan Chacarín decidió descansar en una oquedad del volcán donde se decidió a descansar pero tiempo después una luz le despertó, el hombre creyendo que ya había amanecido por la intensidad de la luz se preparó para retomar su camino, pero grande fue su sorpresa al percatarse que sobre la roca se veía el resplandor y en este en medio de una guirnalda de perlas y rosas se veía a la Santísima Virgen llevando en sus brazos al niño Jesús y en la otra mano una roca, una azucena y una iglesia y tenía también una luna bajo sus pies. El hombre se arrodillo al instante y escucho que la Señora le llamaba por su nombre y le dijo: “Hijo mío, soy María virgen sin mancha es mi deseo que vayas con el cura y le digas que como todos estos pueblos se han puesto bajo mi tutela y soy su guardiana, intervine ante el Señor, que indignado por los pecados de estas poblaciones, descargaba sobre ellos los dardos de la justicia; he conseguido aplacarle, he conseguido el perdón; casarán la peste, el hambre, los temblores y los demás castigos; pero es necesario que se haga penitencia para alcanzar la misericordia. Es mi voluntad que se pinte una imagen que me represente y que se levante un templo en el que seré la esperanza de cuantos a mí acudan. La enmienda es indispensable, si continúan las ofensas a Dios, el Señor ha resuelto castigar los pecados de estos pueblos con el castigo más terrible… el flagelo del terremoto”. Después de estas palabras Juan vio el semblante triste de la Virgen y pudo apreciar cómo se iba elevando hasta desaparecer, Juan Chacarín inmediatamente fue a la cercana parroquia de santa Rosa a narrarle lo sucedido al párroco, sin embargo este hizo caso omiso de la narración de Juan.

Vitral de Nuestra Señora de la Elevación.

Tres años después de la aparición que tuvo Juan Chacarín un fuerte terremoto destruyó la ciudad de Ambato, lo que hizo que el párroco de santa Rosa recordara todo lo narrado por aquel indio y decidió buscarle para entrevistarle sobre el suceso y se decidió pintar el cuadro de la Señora le había pedido en las faldas del volcán el cual es venerado hasta la actualidad.
La imagen de Nuestra Señora de la Elevación o de la Peña fue declarada patrona de la diócesis de Ambato en 1949 y su fiesta es celebrada con gran concurrencia el día 21 de noviembre de cada año.

Es particular el caso de la Virgen de la Elevación pues como mencione al principio se trata de una imagen de iconografía múltiple, este tipo de imágenes que fueron comunes en la región solían unir en una sola imagen varias advocaciones teniendo una de baso y agregándole ciertos elementos, por ejemplo existen varias que se conservan de la Virgen de Copacabana que a su vez lleva escapulario carmelita, mercedario, rosario, daga en el pecho como Virgen de los Dolores y representada como Virgen cerro o Inmaculada. Nuestra Señora de la Elevación entra muy bien en este concepto pues su base es sin lugar a dudas Nuestra Señora de Guadalupe de México unida con la advocación del Carmen ya que porta el escapulario en el pecho y el escudo de esta orden, el Rosario ya que se encuentra circuncidada por los quince misterios del rosario formado por las cuentas de perlas y rosas, y la Inmaculada.

Virgen de Iconografía múltiple del siglo XVIII conservada en un museo de Bolivia, con similitudes a la Virgen de la Elevación.

Creo que sin lugar a dudas no sólo la imagen de Nuestra Señora de la Elevación está totalmente inspirada en la Virgen de Guadalupe de México sino también lo que de ella se narra pues se encuentran muchas coincidencias. Ambas advocaciones se aparecen a un indígena de nombre Juan, en México en un cerro y en Ecuador en un volcán, ambas piden se les construya un templo, ambas tienen presencia de rosas en su aparición, también es curioso como la Virgen de Guadalupe se aparece un 12 de diciembre y la Virgen de la Elevación un 12 de noviembre , sin duda alguna se nota la influencia de la aparición Guadalupana en esta otra, posiblemente un caso similar a lo ocurrido en México con otros casos como el de la Virgen de Ocotlán, la Virgen de Ixpantepec o san Miguel del Milagro los cuales también se piensa fueron inspirados por el acontecimiento guadalupano. Todo esto nos deja ver la trascendencia que ha tenido desde siempre el culto Guadalupano en toda América.

André Efrén

BIBLIOGRAFÍA:
– Álvarez del Real, María Eloísa, “Santuarios de la Virgen María apariciones y advocaciones”, Panamá, Editorial América, primera edición, 1991.
– Gisbert, Teresa y De Mesa, José, “La Virgen María en Bolivia la dialéctica barroca en la representación de María”, Bolivia, Unión Latina, s/ed, s/e, s/a.
– Santuario de Nuestra Señora de la Elevación: http://letus4u.wixsite.com/nselevacion

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Nuestra Señora del Buen Suceso

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen de Nuestra Señora del Buen Suceso tal como se venera en la actualidad. El niño no es el original que fue esculpido con la estatua de la Virgen.

Imagen de Nuestra Señora del Buen Suceso tal como se venera en la actualidad. El niño no es el original que fue esculpido con la estatua de la Virgen.

Con el presente artículo trataré de dar a conocer los pormenores de la historia y devoción de Nuestra Señora del Buen Suceso de la Purificación venerada en el Convento Concepcionista de Quito, Ecuador. Tras esta advocación mariana existe no solo una imagen sino también apariciones y mensajes proféticos dados en torno a la Madre Mariana de Jesús Torres, una de las fundadoras del primer convento concepcionista en América y su segunda Abadesa. Actualmente se pueden encontrar varios libros dedicados a confrontar las profecías y su cumplimiento en los siglos XIX y XX; a quien esté interesado puede consultar la bibliografía y referencias al final del artículo.

Con el nombre de Buen Suceso son llamadas diversas advocaciones marianas, especialmente en España. El nombre refiere a un acontecimiento o, como el caso presente, al feliz desarrollo de la gestación de Cristo desde la concepción al nacimiento. Se le llama además De la Purificación, debido a que la fiesta principal es el día 2 de Febrero, Conmemoración de la Presentación del Señor en el Templo y Purificación de María Santísima según la antigua Ley mosaica.

Cuando tuve contacto con la historia y profecías de la Virgen del Buen Suceso de Quito, mi primera impresión fue la de encontrarme con un embuste decimonónico amparado bajo una devoción arraigada en la ciudad desde hace siglos.

Una vez investigada la cuestión se han resuelto algunas dudas ya que se tiene vasta información sobre las apariciones en registros y en la constante tradición dentro de la clausura del convento y en la memoria del pueblo quiteño. Además hay certeza de que existió el llamado “Cuadernón”, un escrito contemporáneo a los acontecimientos donde se narra la vida de las madres fundadoras del convento así como las apariciones de la Virgen del Buen Suceso y las profecías. Tal narración se encuentra perdida dentro de los gruesos muros del claustro junto con una bella imagen del Niño Jesús (que sostenía la estatua de la Virgen), las coronas primitivas que lucían las estatuas y el báculo abacial que se le otorgo a la imagen mariana cuando fue entronizada en la clausura. A pesar de no contar con este texto se tienen otras narraciones antiguas y anteriores al siglo XIX que son prueba fidedigna de lo acaecido a la Madre Mariana.

La Venerable Madre Mariana Francisca de Jesús Torres, vidente de Nuestra Señora del Buen Suceso. La pintura se encuentra en el convento de Quito y pertenece a una serie de retratos de las Madres Fundadoras del Monasterio Concepcionista.

La Venerable Madre Mariana Francisca de Jesús Torres, vidente de Nuestra Señora del Buen Suceso. La pintura se encuentra en el convento de Quito y pertenece a una serie de retratos de las Madres Fundadoras del Monasterio Concepcionista.

La Madre Mariana
Mariana Francisca de Jesús Torres y Berriochoa (1563-1635) perteneció al grupo de religiosas que vinieron de España para la fundación del Monasterio Concepcionista de Quito. Tres veces fue superiora de dicha fundación y durante su gobierno sufrió persecución por parte de las religiosas menos observantes que incluso la llevó a la cárcel conventual. Durante su vida fue favorecida con gracias místicas entre las que destacan visiones, coloquios celestiales, profecías entre otros hechos sobrenaturales. Lo más sorprendente de estos fenómenos místicos fueron sus diversas “muertes” y “resurrecciones” las cuales fueron atestiguadas por eclesiásticos y médicos de su tiempo. El primero de estos acontecimientos fue en 1582, la siguiente en el Viernes Santo de 1588 despertando durante la mañana de Pascua; tras cada “resurrección” refería algunas visiones y profecías, en especial referente al convento y al siglo XX. La religiosa falleció con fama de santidad el 16 de enero de 1635 e inmediatamente se sucedieron algunos “milagros” y curaciones. La causa de canonización de la Madre Mariana dio comienzo formalmente el 8 de agosto de 1986; Su cuerpo fue descubierto incorrupto en 1906 junto con los de otras 3 de las madres fundadoras del convento.

Sobre las revelaciones y visiones que la Madre Mariana experimentó durante su vida hay mucho que se puede decir, pero lo que aquí atañe son aquellas referentes a la Virgen del Buen Suceso y a la imagen que la representa. Según los archivos más antiguos disponibles hay más de una decena de apariciones de la Santísima Virgen desde el 2 de Febrero de 1589 hasta el 8 de Diciembre de 1634.

Las Apariciones de la Virgen
Como ya se mencionó arriba la Madre Mariana experimentó varias visiones de la Virgen, algunas fueron para edificación personal, otras atañían al convento y a las profecías. Debido a que hay mucho material sobre estas visiones trataré de hacer un extracto del contexto de los mensajes y los mensajes en ellas contenidas.

En la del 16 de Enero de 1599 la vidente recibe la profecía de que la Colonia se ha de convertir en Republica, que tendrá un presidente mártir y que él consagrará la nación al Corazón de Jesús.

Pintura que representa a la Virgen del Buen Suceso con la Madre Mariana. Nótese que la Virgen toma sus medidas con el cordón franciscano del hábito de la religiosa.

Pintura que representa a la Virgen del Buen Suceso con la Madre Mariana. Nótese que la Virgen toma sus medidas con el cordón franciscano del hábito de la religiosa.

En esta parte donde personalmente creí que tal “profecía” había sido introducida en el siglo XIX para que concordara con la Independencia del Ecuador y la presidencia de Gabriel García Moreno el cual consagró la Nación al Sagrado Corazón de Jesús y fue asesinado en la plaza cercana al convento de concepcionistas. Lo cierto es que García Moreno conocía la devoción y había recibido algún libro sobre la Virgen del Buen Suceso (libro que se encontró entre sus pertenecías después de muerto); dejemos a los historiadores revisar los archivos originales del Padre Manuel de Souza para no guiarnos por conjeturas extremas sobre la fidelidad de la narración.

En la aparición del 21 de enero de 1610 se le reveló a la religiosa lo siguiente: “Te hago saber que, al término del siglo XIX hasta un poco más de la mitad del siglo XX, en la hoy Colonia y entonces República del Ecuador, se levantarán las pasiones y habrá una total corrupción de costumbres por las que reinará Satanás en las sectas masónicas, y dañará principalmente a la infancia, a fin de mantener con esto la corrupción general. ¡Ay de los niños de este tiempo! Difícilmente recibirán el Sacramento del Bautismo y el de la Confirmación. El Sacramento de la Confesión lo recibirán sólo los que permanecen en Escuelas Católicas, que el Diablo se empeñará por destruirlas, valiéndose de personas autorizadas. Lo mismo sucederá con la Sagrada Comunión. ¡Cuánto siento manifestarte que habrá muchos y enormes sacrilegios públicos y también ocultos, profanaciones de la Sagrada Eucaristía. Muchas veces, en esa época, los enemigos de Jesucristo, instigados por el demonio, robarán en las ciudades las Hostias Consagradas, con el único fin de profanarlas! Mi Hijo Santísimo será arrojado al suelo y pisoteado por pies inmundos”.

Ciertamente el lenguaje aquí expresado puede aplicarse a varias situaciones históricas acaecidas en Ecuador y en general a la Iglesia contemporánea. Como dije arriba no voy a profundizar sobre el cumplimiento de las profecías o la veracidad de los textos que narran estas. Lo que sí se puede afirmar es que varias de ellas han tenido un cabal cumplimiento. Entre las narraciones de las apariciones cabe recalcar el episodio cuando las madres fundadoras y otras religiosas se encontraban en la cárcel conventual; algunas entraron en éxtasis y recibieron visiones, ya sea de índole devocional o de profecía. En una de estas visiones hay referencia a la llegada del gobierno perseguidor de la Iglesia y al martirio de un padre jesuita en Ecuador. Esto se cumplió cabalmente en los primeros años del Siglo XX.

Acercamiento a la imagen de Nuestra Señora, de las pocas fotografías donde no aparece con el Niño.

Acercamiento a la imagen de Nuestra Señora, de las pocas fotografías donde no aparece con el Niño.

La imagen de Nuestra Señora
La Virgen pidió a la Madre Mariana que se hiciera una estatua la cual debía ponerse en el sitial de la priora del monasterio, pues la misma Madre de Dios se constituía así misma como madre, reina y priora del monasterio concepcionista. Una antigua pintura expuesta en la Iglesia del Monasterio muestra el momento en que la Virgen se le aparece a la Madre Mariana y le entrega las medidas de la efigie las cuales fueron tomadas con el cordón franciscano de la religiosa. En esa misma aparición se le dictaron algunas normas sobre la ejecución de la imagen de la Virgen, cuyo ejecutor seria Francisco del Castillo, hábil y piadoso escultor quiteño.

El 16 de enero de 1611 cuando las monjas fueron al Coro se dieron cuenta de que la estatua aun inconclusa por Francisco Castillo estaba terminada. El rostro, en medio de esa luz brillante que emanaba de la imagen, no era severo, sino majestuoso, sereno, dulce, amable y como invitando a sus hijas a acercarse a su madre con confianza. El Divino Niño era perfecto por sí mismo, y su expresión era de amor y ternura por las esposas tan favorecidas por Su Corazón. Según cuenta la misma Madre Mariana fueron los ángeles quienes completaron la imagen y el mismo San Francisco ciño con el cordón seráfico la imagen de María Santísima.

Por azares del destino y turbulencias históricas, la imagen fue escondida por varios años. El niño original, del que se dice tenía una belleza excepcional, se encuentra escondido dentro de los muros del monasterio junto con algunos de los archivos de la comunidad. El niño que lleva actualmente la estatua es de factura posterior a los hechos.

La imagen actualmente preside el coro de las religiosas sobre la silla abacial donde permanece normalmente salvo en tres ocasiones durante el año en que es trasladada con solemnidad al retablo de la Iglesia donde es motivo de celebraciones y devoción popular.

El 2 de febrero de 1611 el obispo Salvador de Ribera, bendijo la estatua y le entregó las llaves del convento, que había ordenado hacer a sus propias expensas. El, a continuación, reverentemente colocó el báculo en su mano derecha, diciendo: Mi Señora, yo te entrego el gobierno de este convento y de mi rebaño en general.
El obispo Pedro de Oviedo, que gobernó la diócesis de Quito desde 1630 hasta 1646 dio la aprobación a la devoción y a las apariciones.

La Virgen del Buen Suceso en el retablo de la Iglesia del convento. Solo en tres ocasiones la imagen se traslada del coro a la Iglesia para las devociones del pueblo.

La Virgen del Buen Suceso en el retablo de la Iglesia del convento. Solo en tres ocasiones la imagen se traslada del coro a la Iglesia para las devociones del pueblo.

Profecías para el siglo XX
Varios de los mensajes que la Madre Mariana recibió de la Virgen del Buen Suceso son referentes al siglo XX y a una aguda crisis de fe en ese siglo.

El 2 de Febrero de 1634 a las tres de la madrugada la madre abadesa vio desde el coro la lámpara del Santísimo Sacramento parpadear y apagarse, dejando la iglesia en total oscuridad. Luego apareció la Virgen y la lamparilla volvió a encenderse; Nuestra Señora explico la visión de la lamparilla del Tabernáculo: En el siglo diecinueve, hacia su final, y a través de la mayor parte del siglo veinte, muchas herejías abundarán en esta tierra, que será entonces una república libre. La preciosa luz de la Fe se extinguirá en las almas debido a la casi total corrupción de las costumbres. Para entonces habrán grandes calamidades, físicas y morales, públicas y privadas. Las pocas almas que preservarán la devoción a la Fe y las virtudes sufrirán cruel e indescriptible congoja, algo así como un prolongado martirio; muchos de ellos irán a la tumba debido a la violencia del sufrimiento y serán considerados mártires que se sacrificaron a sí mismos por la Iglesia y la Nación. Para obtener la libertad de la esclavitud de esas herejías, aquellos a quienes el misericordioso amor de mi Santísimo Hijo haya destinado para tal restauración necesitarán gran fuerza de voluntad, constancia, valor y mucha confianza en Dios. Para probar la Fe y Confianza del Justo, momentos vendrán en que todo parezca perdido y paralizado, pero ellos serán el feliz comienzo de la completa restauración.

Recen con insistencia, pidiendo a nuestro Padre Celestial que ponga fin a tan malvados tiempos, por el amor del Corazón Eucarístico de mi Santísimo Hijo, y para enviar a esta Iglesia al prelado, mi muy amado hijo, a quien mi Santísimo Hijo y yo amamos con amor de predilección, quien existe para revivir el espíritu de los sacerdotes, por lo que lo dotaremos con habilidades, humildad de corazón, docilidad hacia las inspiraciones divinas, fortaleza para defender los derechos de la Iglesia y un tierno y compasivo corazón para que, como otro Cristo, pueda asistir al grande y al pequeño sin desdén por los más desgraciados que vengan, con dudas y amargura, a buscar la luz de su consejo; y así, con divina suavidad, el podrá guiar a las almas consagradas al servicio divino en los claustros, sin hacer el yugo del Señor pesado para ellos, porque El Mismo dijo: “Mi yugo es dulce y mi carga es liviana”. En sus manos será puesta la jerarquía del santuario para que todo pueda ser echo con peso y mesura, y así Dios será glorificado… Todo tipo de castigos vendrán, entre los cuales habrá pestes, hambre, luchas entre las personas y los extranjeros, que guiarán a gran número de almas a la apostasía y la perdición… Y para disipar estas negras nubes que ocultan el día claro de la libertad de la Iglesia, habrá una formidable y temible guerra en la que fluirá la sangre de nativos y extranjeros, de sacerdotes regulares y seculares y también de monjas. Esa noche será la más horrible, porque parecerá a la humanidad que el mal ha triunfado; y entonces mi hora habrá llegado para destronar al orgulloso Satán en una sorprendente manera, aplastándolo bajo mi pie y encadenándolo en los abismos infernales, liberando así finalmente a la Iglesia y la Nación de su cruel tiranía.

Coro de las religiosas. La imagen de Nuestra Señora del Buen Suceso preside desde la sede abacial. Un óleo representando la aparición se encuentra visiblemente en uno de los muros.

Coro de las religiosas. La imagen de Nuestra Señora del Buen Suceso preside desde la sede abacial. Un óleo representando la aparición se encuentra visiblemente en uno de los muros.

Existe también el mensaje de que la devoción a Nuestra Señora del Buen Suceso tendría una decadencia y que solo hasta el siglo XX resurgiría nuevamente junto con la figura de la Madre Mariana.

La devoción a la Virgen del Buen Suceso
En la actualidad la devoción a la Virgen del Buen Suceso ha rebasado las fronteras de Quito. Desde que se descubrieron los cuerpos incorruptos de 4 de las madres fundadoras, entre ellos el de la Madre Mariana, el interés por esta advocación ha ido creciendo. En los años 70´s del siglo pasado comenzaron a reeditarse los textos, se retomaron las investigaciones en torno a las profecías y el culto popular tomo nuevo auge.

La imagen permanece todo el año en el coro de las monjas concepcionistas y tres veces es expuesta en la Iglesia del convento. Durante la novena de la Fiesta de la Purificación de Nuestra Señora del 24 de Enero y hasta el 4 de Febrero así como en los meses de Mayo y Octubre por la connotación mariana.

En la actualidad el rosario de aurora para festejar a Nuestra Señora es de los más populares, entre 8,000 y 10,000 personas participan anualmente en esta manifestación de fe a la que asisten incluso servidores públicos.

Con el interés creciente en torno a la Virgen se retoma la figura de la Madre Mariana, hoy venerable, y cuyo proceso de canonización está abierto pues su fama de santidad ha sido constante no solo en el convento sino entre los fieles.

Imagen de la Virgen adornada en una de las celebraciones que se realizan en la Iglesia del convento concepcionista.

Imagen de la Virgen adornada en una de las celebraciones que se realizan en la Iglesia del convento concepcionista.

Nuestra Señora del Buen Suceso fue coronada canónicamente el 2 de Febrero de 2001 y proclamada reina de Quito.

Independientemente de las visiones de la Venerable Madre Mariana y las profecías que muchos prefieren antes que una sólida devoción a la Madre de Dios, lo importante en esta advocación es retomar el mensaje de conversión personal que el Evangelio nos repite desde hace 2000 años. Tanto las visiones como los mensajes cuentan con aprobación eclesiástica debido a que en ellos no hay elementos contrarios a la revelación.

Poncho

BIBLIOGRAFÍA:
– Anónimo. Cuando la Virgen se apareció en la Colonia. Relato de las apariciones de Nuestra Señora del Buen Suceso en el Monasterio de la Inmaculada Concepción de Quito 1589 – 1634. Guayaquil, Ecuador, 2008.
– Cadena y Almeida, Mons. Luis. Mensaje Profético de la Sierva de Dios Sor Mariana Francisca de Jesús Torres y Berriochoa y su fiel cumplimiento a través de los siglos. Ed. Librería Espiritual. Quito, Ecuador 1989.
– Cadena y Almeida, Mons. Luis. La Mujer y la Monja Extraordinaria. Librería Espiritual. Quito, Ecuador 1985.
– Cadena y Almeida, Mons. Luis. Soy María del Buen Suceso. Origen del culto y devoción a María Santísima de El Buen Suceso en la colonial ciudad de Quito. Librería Espiritual. Quito, Ecuador 1996.
– Cadena y Almeida, Mons. Luis. Madera para esculpir la Imagen de una Santa. Librería Espiritual. Quito, Ecuador 1985.
– Cadena y Almeida, Mons. Luis. La Violeta de los Andes: Mariana Francisca de Jesús Torres y Berriochoa. Librería Espiritual. Quito, Ecuador 1985.
– De Sousa Pereira OFM, P. Manuel. Vida Admirable de la Madre Mariana de Jesús Torres y Berriochoa. Fundación Jesús de la Misericordia. Quito, Ecuador, 2008.
– Horvat, Ph.D , Marian Therese. Our Lady of Good Success. Prophecies for Our Times. TIA, inc.
– Horvat, Ph.D , Marian Therese. Stories and miracles of Our Lady of Good Success. TIA, inc.

Referencias web (Consultadas 15 de noviembre de 2012):
http://www.americaneedsfatima.org/About-Our-Lady/a-victim-for-the-20th-century.html
http://www.devotosvirgendelbuensuceso.blogspot.mx
http://www.nuestrasenoradelbuensuceso.com
http://www.oremosjuntos.com/SantoralLatino/MarianaTorres.html
http://www.ourladyofgoodsuccess.com
http://www.sacralidade.com/sacral2008/0302.bomsucesso.html
http://www.traditioninaction.org/OLGS/olgshome.htm

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es